¿Escuchamos realmente música alternativa?

Fotografía: Daniel Pacheco

Por A.E.

Siempre me ha llamado la atención el nombre que se le da de “Música alternativa” a las bandas que escuchamos, Travis, Oasis, etc. Creo que en general son artistas que hacen música bastante “oreja”, las progresiones de acordes que ocupan pueden encontrarse también en alguna balada cebolla o los padrones de la batería tampoco son de lo mas asimétricos. Pensaba así hasta que, con una persona que bordea los 20 y le gusta la “música no alternativa” (salsa, reggaeton), escuché este tema que tenía en mi celular, Ize of the world de The Strokes:



Mientras para mi sonaba una canción de lo mas normal del mundo, ella dice:”¿Qué es eso?!” como si fuera una cosa atonal, sin pies ni cabeza. Al final terminé cambiándola. Unos días mas tarde me pasó lo mismo con el temazo de Albert Hammond Jr. Fast Times, con otra persona, aún más joven, el mismo comentario.

¿En serio? ¿Son tan raros los sonidos, tan alternativos? Parece que al final todo depende de donde se lo mire. Entiendo que si pongo en un carrete Caramel de Blur me tiren el dispositivo por la cabeza, pero en general creo que nuestras bandas hacen música agradable, por algo The Cure, Arctic Monkeys suenan en las principales radios y no sólo en radios universitarias underground. El indie hace canciones digeribles para todos y canciones que al escucharlas mas veces se entienden y se aprecian no a la primera, si no que después de algunas varias pasadas, como I spy de Pulp, por ejemplo. Se agradece ese abanico de opciones, hace que no sea música lineal y predecible.

Para terminar, tampoco debería darle tantas vueltas al asunto, esas etiquetas al final no valen nada, según iTunes Maná forma parte del género alternativo…


Comments

comments